La mayoría de las veces es más importante la gente que conoces durante tu Erasmus que la ciudad en sí.

Sobre todo para Anca que con el simple hecho de buscar un compañero de piso en su Erasmus en Granada le cambió la vida para siempre. Ahora están casados y viviendo felizmente en México.